ESTOS SON LOS VERDADEROS DESAFÍOS DEL GREMIO DE PRENSA

La Gremial es una agrupación nacida de la acción sindical en prensa, sector en el que las pocas experiencias de lucha exitosas fueron siempre de la mano de acuerdos con otros compañeros: gráficos, operadores de radio y TV, y muchos otros gremios afines.

-Como una agrupación con visión y necesidad de expandir el pequeño sindicato de 1300 afiliados y de no circunscribirse a un periódico partidario, La Gremial tiene cuatro premisas básicas:

1.- Para que un sindicato pueda reclamar por sus reivindicaciones y ganar, tiene que ser amplio en su concepción y poderoso en la acción.

2.- Para que un sindicato pueda ser poderoso tiene que comprender la mayor cantidad de actividades posible en la que se desempeñen los trabajadores y los actores relacionados con su actividad principal. Así lo hacen gremios como el Satsaid, Camioneros y todos los sindicatos en general.

3.- Es necesario ampliar la base sindical. Esto no significa repartir reivindicaciones entre varios grupos, como se ha entendido siempre el sindicalismo de prensa, sino sumar las fuerzas de muchos, que es lo que han hecho otros sectores gremiales. La consigna para ganar es protegernos y unir fuerzas entre muchos.

4.- Es necesario ampliar la acción sobre la cuestión que nos une, que es la comunicación. Entender que el periodismo es su protagonista principal, pero que sus acciones no se terminan en un medio de comunicación sino que forman parte de toda una serie de fenómenos en los cuales intervienen con otros trabajadores.

-De manera consecuente con estas premisas, en La Gremial sostenemos que un sindicato no sólo tiene que participar de las luchas por un mejor salario y condiciones de trabajo, y por la universalización del derecho al trabajo, la estabilidad y el respeto laboral de todos los compañeros, sino que también tiene la responsabilidad de:

1.- Participar de aquellas iniciativas en las que se trabaje en defensa y en promoción de una comunicación popular, democrática y plural.

2.- Incluir a los compañeros que desarrollan actividades en el ámbito de la comunicación para defender conjuntamente aquellas reivindicaciones que nos unen. Para defender sus intereses y al mismo tiempo para sumar sus fuerzas a la defensa de los intereses de los demás.

3.- Ampliar la intervención del sindicato de prensa en los espacios en los que otros compañeros luchan por una mayor participación en la renta nacional, que se expresa en mejores salarios, mejores condiciones de trabajo, políticas sociales que potencien los derechos de los trabajadores.

Entre quienes queremos sumar se incluyen:

1.- Los cooperativistas, que son en todo el mundo y en la Argentina trabajadores de prensa que se organizan ante el cierre de empresas, la desocupación creciente y la falta de pluralismo informativo. Así como las empresas recuperadas tienen el apoyo y el espacio de sus sindicatos, queremos que los cooperativistas de los medios formen parte de nuestro sindicato. Tanto cuando se forman de cero como cuando surgen de la experiencia de recuperación de una empresa a punto de cerrar.

2.- Los trabajadores obligados a la tercerización. Las empresas violan el Estatuto del Periodista y todas las leyes laborales promoviendo y presionando a los trabajadores para que formen asociaciones que flexibilicen el empleo y los ingresos. Sabemos que algunos compañeros lo hacen por propia decisión y conveniencia. Es una libre elección, pero los tercerizados como parte de la precarización, son trabajadores de prensa a los que debemos convocar para sindicalizarse.

3.- Especial dedicación debe poner el sindicato en localizar y organizar bajo su responsabilidad para preservar el trabajo de los compañeros, la representación de los trabajadores precarizados. Son aquellos que bajo la figura de “colaboradores” y “colaboradores permanentes” son relegados de la mayoría de los beneficios sociales y de la estabilidad laboral para maximizar las ganancias y achicar los riesgos de los empresarios. Son trabajadores que hacen una tarea prohibida taxativamente por los convenios colectivos de Trabajo y deben ser estabilizados y respetados laboralmente para salir de dicha irregularidad.

4.- Es responsabilidad del sindicato organizar la defensa de los colaboradores “sub 24”, que son los trabajadores de prensa más precarizados, sometidos a un tratamiento en el que se violan todas las normas laborales. Miles de compañeros trabajan desde sus casas o hasta en las empresas, escriben, editan, reciben sueldos encubiertos como servicios facturados y cuando llegan a la nota número 23 –o 22, 21, 20– son suspendidos para que no puedan llegar a la 24 y convertirse, al menos, en permanentes, que es una forma de precarización atenuada. Son invisibilizados y desamparados tanto por las empresas como por los sindicatos.

5.- Los trabajadores de prensa institucional. Son aquellos compañeros que desempeñan tareas de búsqueda de información, redacción y edición en instituciones que nutren de información a otros periodistas. Estos compañeros suelen estar afiliados a sindicatos cuya actividad no tiene que ver con su tarea –comercio, relaciones públicas y otros–; y en el caso de los que trabajan en prensa sindical, se afilian al sindicato que los emplea, lo cual representa un contrasentido. Nosotros proponemos que aquellos compañeros que se reivindiquen como trabajadores de prensa y decidan defender sus derechos como tales, se afilien a nuestro sindicato, para lo cual deberán renunciar a toda otra afiliación sindical.

 

La Gremial de Prensa en SipreBA

Lista Azul y Verde – Un Sindicato de Todos

Anuncios