Gremial de Prensa: Los despidos y el vaciamiento en los medios de comunicación son formas de censura y atacan a los trabajadores de prensa.

En su breve tiempo de gobierno las nuevas autoridades nacionales llevaron adelante una serie de medidas que afectaron no solo a los trabajadores de los medios públicos sino también a trabajadores de medios privados. La gravedad de estas medidas se hace mayor todavía cuando son afectados amplios sectores de la población que se ven privados de programas de radio y televisión así como de medios impresos de los que eran habituales audiencias o lectores. El ataque a las voces diferentes vulnera dos derechos: el derecho al trabajo y el derecho a la información.

Varias expresiones circulan en estos días por las redes sociales expresando la desazón que esta nueva realidad genera. La brecha toma cuerpo, se muestra, como nunca antes, cuando las medidas de gobierno buscan silenciar las voces que representan prácticamente al cincuenta por ciento del pueblo. Las escusas son muchas y variadas, pero la realidad se explica por sí sola: se trata de acallar las expresiones críticas a la nueva gestión y para eso no escatiman en recursos.

Desde nuestro lugar de trabajadores de los medios de comunicación sentimos un profundo dolor por lo que está ocurriendo. Dolor y preocupación porque a la censura, que regresa a nuestro país después de tantísimos años, se suma el temor por los puestos de trabajo en riesgo, por los cientos de compañeros que no saben si mañana seguirán teniendo el trabajo con que llevar adelantes sus vidas. Algunos ya se ven en esa situación.

Para nosotros la diferencia no es un problema, la diferencia existe y enriquece, suma, permite múltiples miradas sobre un mismo tema y promueve mejores lecturas sobre la realidad. Para nosotros también el trabajo es un bien, un derecho, es la manera en que esta sociedad incluye, se desarrolla y crece. Cuando esos dos elementos son restringidos e incluso anulados la sociedad se empobrece y pierde características esenciales de la democracia.

Por eso hoy apelamos a todos los trabajadores de prensa, sin distinción de ideológicas ni identidades o preferencias políticas, porque sabemos que la gran mayoría de trabajadores de los medios votaron por más democracia, por más diversidad de ideas, por mejores condiciones de trabajo, por mejores salarios. Desde La Gremial de Prensa convocamos a la defensa de todos y cada uno de los puestos de trabajo, a la defensa de la subsistencia de todos y cada uno de los medios de comunicación, a la defensa de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y a su plena implementación. La libertad de expresión y el derecho a la información no pueden ser un asunto del mercado, deben ser un tema que nos comprometa a todos: ciudadanos y estado, y sobre todo a los trabajadores.

​ Nuestra solidaridad con todos los afectados: trabajadores del Grupo 23, trabajadores de los medios públicos​, ​en especial de Radio Nacional donde ya se rescindieron contratos y no hay perspectivas de continuidad laboral para muchísimos ​trabajadores, ​con el periodista ​Víctor Hugo Morales, y ​con cada uno de los colegas que se ven afectados por estas políticas.​

Defendiendo los puestos de trabajo de otros defendemos nuestros propios puestos de trabajo. Defendiendo la diversidad de voces defendemos nuestra propia voz.
Pintadads

 

Anuncios