En memoria de Alicia Oliveira

Compartimos la nota de Néstor Restivo en memoria de Alicia Oliveira, publicada el sábado 8 de noviembre de 2014 en el diario Página 12. unnamed

OPINION

Por Néstor Restivo *

Alicia y la solicitada golpista

Cuando morimos somos todos buenos. Es curioso cómo los grandes diarios argentinos valoran la trayectoria de Alicia Oliveira, incansable abogada por la defensa de los derechos humanos, ex jueza, fundadora del CELS y tantas otras cosas, reparando sobre todo en su amistad con el papa Francisco y su rol de puente entre esa figura y el gobierno nacional, mientras olvidan un episodio clave en su lucha contra el poder.

Alicia fue también, entre fines de los ’80 y la primera mitad de los ’90, asesora de la Secretaría de Derechos Humanos del gremio de prensa, que me tocó dirigir esos años. Defendió a periodistas como Horacio Verbitsky, un gran amigo suyo, por causas de desacato, al igual que a otros compañeros perseguidos por ese delito finalmente derogado (gracias a su esfuerzo), que usaba el menemismo para perseguir a periodistas; a Eduardo Kimel, en su larga lucha contra el juez de la dictadura Guillermo Rivarola, quien lo acosó en los tribunales por un libro en el cual Eduardo desnudó las complicidades de la masacre contra curas palotinos en 1976; a Hernán López Echagüe, autor de una biografía no autorizada de Eduardo Duhalde y agredido en la vía pública; a Juan Gelman, cuando regresó al país y debió enfrentar tribunales. A tantos compañeros más. Años después se haría cargo de la causa por el asesinato de Mario Bonino.

Pero de todo eso, lo más importante en mi opinión fue la gestión legal que hizo Alicia para detener una solicitada golpista, en 1987, que pretendía reivindicar al entonces encarcelado dictador Jorge Videla y al genocidio, y que alegremente iban a publicar los principales diarios del país.

Tipeadores, correctores y periodistas de Crónica, Clarín, La Nación y otros diarios dieron la voz de alarma porque se gestaba una apología al delito que iba a ser publicada el 25 de mayo de ese año. Y los sindicatos de prensa, de gráficos y de canillitas, en una inédita y auspiciosa como nunca acción conjunta, la frenaron para no ser cómplices de un grave delito contra la democracia si tipeaban, corregían, redactaban, imprimían o distribuían ese mamarracho firmado por lo peor de la derecha argentina. También Verbitsky inició una acción legal en paralelo. La labor incansable de Alicia, quien siempre en los temas penales pedía la opinión última de Eugenio Raúl Zaffaroni, en un fin de semana contra reloj, corriendo entre su casa –entonces en la calle Paraguay– y el Palacio de Justicia, hizo todas las gestiones en el tribunal de turno a cargo de Martín Irurzun para frenar la solicitada. Lo logró.

 

Los medios pusieron el grito en el cielo: censura previa, escupieron. Apología del delito en grado de tentativa, contestábamos, en un clima de ahogo al gobierno de Raúl Alfonsín, al que al cabo los grupos económicos doblegaron. La solicitada se publicó mucho tiempo después, pero ya su efecto golpista fue intrascendente, patético. Claro, cómo van a incluir, ahora, los medios, en sus homenajes póstumos a Alicia, su defensa de los trabajadores de prensa y de la democracia, dos ámbitos que esos mercaderes de la noticia intentan demoler a diario con el mismo empeño con que quisieron publicar aquel texto infame.

 

* Periodista.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-259370-2014-11-08.html

Anuncios