Carta de la Comisión Interna del diario Crónica a la Presidenta de la Nación

Sra. Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner. De los trabajadores del diario Crónica
Le pedimos un minuto de su tiempo para contarle una realidad de la que quizá no esté enterada.
 
En el acto de inauguración de la planta SIAM, Ud. comentó que “Crónica es un diario que defiende permanentemente los intereses de los trabajadores”. Esta frase fue dicha en presencia de Antonio Caló, secretario general de la UOM, gremio cuya obra social es gerenciada por el Grupo Olmos, dueño de los diarios Crónica y BAE, entre otros medios.
 
Con toda franqueza, queremos decirle que resulta muy extraño que una empresa que defiende a los trabajadores no empiece por defender a sus propios trabajadores. Y en el Grupo Crónica lo que vivimos y sufrimos a diario es un ataque permanente a nuestras condiciones de trabajo, a nuestra organización gremial, a nuestros derechos y a nuestra dignidad como trabajadores.
 
El Grupo Crónica creó una nueva razón social, Aconcagua SA, de la noche a la mañana, y armó una mudanza en 24 horas (violando un compromiso asumido en el Ministerio de Trabajo). Acto seguido, presionó a muchos trabajadores para que firmaran un nuevo contrato laboral, armó una “lista negra” con 128 trabajadores de Crónica y BAE, incluyendo la totalidad de los miembros de sus comisiones internas, y hasta hoy impide, con patovicas en la puerta, su ingreso a la nueva redacción.
Esto es avasallar y discriminar a los trabajadores, no defenderlos.
Contraponiéndose al mensaje del Gobierno Nacional, el Grupo Olmos actúa con el objetivo –declarado por sus propios voceros– de precarizar y flexibilizar. Aunque en los papeles dicen lo contrario, con las multitareas quiere cambiar las condiciones de trabajo dentro de la nueva empresa. El Grupo Olmos y sus abogados afirman abiertamente que el Estatuto del Periodista y el Convenio Colectivo hoy vigentes son “anticuados” y traban la “competitividad”, argumento clásico de los abanderados del ajuste neoliberal en todo el planeta.
Esto es hacer volver a los trabajadores al discurso y a las prácticas de los 90, no defenderlos.
Los trabajadores de Crónica estamos muy preocupados por nuestros puestos de trabajo, porque hay un antecedente muy cercano. El año pasado, los trabajadores de otro medio del grupo, el diario El Atlántico de Mar del Plata, fueron “transferidos” a un portal de Internet, Crónica de la Costa. Pese a la promesa de que no iba a haber despidos, al cabo de cuatro meses, de los 48 trabajadores sólo quedaron 18; los demás fueron presionados para abandonar la empresa. Ahora, nuevamente, los voceros de los Olmos han dicho que los trabajadores que no pasaron a Aconcagua SA “no tienen lugar” en la nueva empresa, y quedarán en empresas “residuales”. Otra vez, el claro destino de este movimiento societario es el vaciamiento.
 
Eso es amenazar con liquidar los puestos de trabajo de los trabajadores, no defenderlos.
Inclusive, muchos de nosotros tememos directamente por nuestra integridad física. Ya en 2005, el Grupo Olmos mandó a un grupo de patovicas a golpear sin miramientos a los trabajadores en plena redacción en un conflicto por despidos. Varios trabajadores debieron ser hospitalizados. En 2010, otro conflicto por despidos tuvo la presencia de patovicas permanente dentroo y en las puertas de la empresa. Y hoy, en 2014, no sólo hay matones en la puerta, sino que la empresa los mandó a golpear a delegados de prensa de otros medios que denunciaban la situación. Este ataque tuvo lugar en la vía pública y a 40 cuadras de la redacción, con total impunidad.
Eso es patotear, amedrentar y ejercer la violencia contra los trabajadores, no defenderlos. 
Como forma de “legalizar” un estado de cosas con trabajadores bajo presión laboral y psicológica (los aprietes de jefes y dueños son permanentes), la empresa busca organizar una “nueva representación gremial” en reemplazo de la que los trabajadores han elegido de manera libre, legítima y además muy reciente. Debe ser la única empresa del país donde la parte patronal toma parte tan activa e interesada en poner en pie un “cuerpo de delegados”.
Eso es desvirtuar, vaciar de contenido y negar la organización gremial auténtica de los trabajadores, no defenderlos. 
 
El esquema de “reconversión” de las empresas del Grupo Olmos en Aconcagua SA, bajo las premisas de flexibilización, ajuste, despidos y quiebre de los derechos y organización sindical, está bajo los auspicios de una consultora de la Sociedad Interamericana de Prensa cuyo CEO es Carlos Echeverry. Ese personaje ha sido el encargado de un trabajo similar en muchos medios adherentes a la SIP, organismo al que el Gobierno Nacional ha denunciado en múltiples ocasiones por sus compromisos con los medios de derecha de la región.
Eso es someter a los trabajadores de Crónica a los métodos del poder mediático concentrado en la región, no defenderlos.
 
Por eso, en momentos en que su gobierno plantea medidas contra la precarización laboral, en el marco de un rechazo a las políticas de ajuste que se proponen en otras latitudes y también en nuestro país, consideramos que es imprescindible la intervención oficial para poner fin a las maniobras dentro de los diarios Crónica y BAE que apuntan a esos objetivos.
 
Porque en este momento, señora Presidenta, los trabajadores de un medio que dice estar “firme junto al pueblo” nos estamos defendiendo de un ataque violento e injusto de parte de sus dueños.
 
Es urgente que el Ministerio de Trabajo actúe de manera inmediata para garantizar la libertad sindical, para terminar con la persecución gremial y para que todos los trabajadores pasemos a la nueva redacción. 
 
Sin amenazas abiertas o encubiertas, sin discriminación, sin presiones. Respetando y haciendo respetar las libertades y derechos que todos tenemos.
 
Muchas gracias.
COMISION INTERNA UTPBA
DIARIO CRONICA
3 de mayo de 2014
Anuncios